El currículum es la carta de presentación ante cualquier posible empleador. En un par de hojas – y mejor si es una sola – se debe poder resumir la experiencia académica y profesional de la forma más atractiva posible.

Destacar las habilidades

Es vital destacar las principales competencias y experiencias laborales a la hora de realizar un currículum vitae. La forma correcta es colocarlas de forma cronológica  y detallada.

Este espacio se debe aprovechar para escribir los programas dominados y el nivel de conocimiento de cada uno de ello. También es importante describir con buenos títulos la posición que se ocupaba en los puestos anteriores.

Los reclutadores reciben miles de currículums al día y, como es normal, no leen todo el contenido de los mismos. Es aquí donde cobra más importancia tener información concreta que pueda atrapar rápidamente la atención de quien lo lea.

Se recomienda adaptar el CV para cada oferta laboral y tener en el correo diferentes versiones de currículum vitae dependiendo del puesto a postularse, manteniendo la sinceridad.

La extensión adecuada

Un buen currículum vitae no debe ocupar más de dos hojas.

Para algunos expertos no debe pasar de un folio, pero lo importante es condensar las cualidades y atributos que permitan resaltar por encima de otros aspirantes, sin abrumar con demasiada información.

Marcar la diferencia

Son muchas las alternativas para no presentar un currículum vitae convencional.  Existe el currículum on-line, el currículum web o el videocurrículum.

Además también cabe la posibilidad de incluir novedades, como adjuntar un link hacia el blog personal o un código QR que lleve a un vídeo o portafolio.

Facilidad para el contacto

Lo ideal es hacer que el reclutador tenga a mano las formas más sencillas de contacto.

Aunque parezca lógico, es importante indicar un correo electrónico, teléfono, Skype, LinkedIn, Whatsapp, Instagram, Twitter y cualquier medio de contacto posible.

Formato y lengua

Si el currículum está traducido al inglés, las oportunidades de postularse a un cargo se incrementan en cantidades insospechadas.

Además se debe realizar un buen CV que pueda ser exportado en formato Word o PDF.

Revisión y ortografía

Cuando el CV esté listo, es necesario revisarlo varias veces y pedir opinión a terceros.

No es aceptable que se “escapen” errores ortográficos o fallos de redacción que harán que el reclutador descarte al aspirante en la primera lectura.

También es importante recordar que menos es más. Incluir detalles pero sin exagerar puede marcar la diferencia entre un currículum vitae bueno y uno malo.