Alquilar un espacio físico para tener una tienda puede ser un proceso largo, engorroso y, además, muy costoso. Los emprendedores de la actualidad no necesitan vender en un centro comercial, ya que cuentan con las tiendas online.

Es posible, y muy rentable, vender productos o servicios a través de Internet a cualquier parte del mundo. Para lograr esto se debe crear una tienda online, lo cual es un proceso fácil que no requiere conocimientos informáticos. Así los mayoristas pueden enviar directamente sus productos a tus clientes.

No hay excusas cuando se trata de dar el siguiente paso en el llamado E-commerce.

Primeros pasos

Existe información en Internet – como esta guía – para lograr dar esos primeros pasos en el mundo del mercadeo en línea. Para el sistema de pago también hay empresas como Paypal que facilitan implementar un sistema de cobro en la tienda.

Al principio se debe escoger un nombre atractivo y con gancho para este nuevo comercio online. Debe ser corto, fácil de memorizar y de escribir en la que será la URL del sitio web.

Pagar a una empresa de hosting es una de las pocas inversiones que se requerirán. La velocidad del mismo es clave, tanto para los usuarios, como para el posicionamiento en los buscadores como Google.

Si cuentas con una página lenta, los usuarios (y clientes potenciales) se cansarán de esperar y abandonarán la página antes de concretar la venta.

Además, Google penaliza las páginas que tardan muchos segundos en cargar, colocándolas al final de los resultados de búsqueda.

Con un buen servicio de hosting  se evitarán también caídas del servidor y se tendrá la garantía de que la tienda estará disponible 24 horas al día, los 365 días al año.

El envío

Esta nueva tienda online debe ser capaz de entregar los productos que vende.

Para eso lo mejor es optar por el método dropshipping: un mayorista o distribuidor envía directamente los productos comprados en la tienda online al domicilio del cliente. Es vital escoger una empresa fiable.

Métodos de pago

Cuantas más facilidades para pagar tenga el cliente, mayor será la probabilidad de que compre vía online. Es importante ofrecer el máximo de métodos de pago posibles. Tarjetas de crédito, transferencias bancarias, Paypal, contra reembolso, etc. Todo con tal de garantizar la venta.

Publicidad

Los clientes no llegarán solos a la tienda online. Invertir en publicidad en buscadores y en otros sitios web o medios alternativos generará buenos resultados.

Tampoco se deben abandonar las rede sociales, gran fuente de clientes potenciales que se sentirán atraídos por las imágenes de los productos.